Delitos informáticos: en qué consisten y cuántos tipos existen 

Los delitos informáticos o digitales evolucionan exponencialmente con el aumento de la digitalización en todas las áreas de la sociedad....
18 January 2024

Tabla de contenidos

/
/
Delitos informáticos: en qué consisten y cuántos tipos existen 

Los delitos informáticos o digitales evolucionan exponencialmente con el aumento de la digitalización en todas las áreas de la sociedad.

A medida que se extiende el uso de todo tipo de sistemas informáticos, la probabilidad de que particulares, empresas e instituciones se conviertan en víctimas de ciberdelincuentes aumenta. 

Para prevenir, frenar y evitar este avance de la criminalidad digital, resulta esencial conocer qué son los delitos informáticos, en qué consisten y cuántos tipos existen.  

¿Qué son los delitos informáticos?

Los delitos informáticos son actos ilegales cometidos mediante el empleo de sistemas informáticos y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) con diferente resultado como el robo de identidad, la propagación de programas maliciosos, el fraude en línea, el acoso, etc.

Estos delitos no se realizan únicamente a través de la navegación por internet, sino a través de cualquier tipo de dispositivo, aplicación o plataforma digital.

En este sentido, cualquier persona, entidad, gobierno, institución u organización puede convertirse en víctima de este tipo de actuaciones delictivas. 

A medida que la digitalización se extiende en toda la sociedad, los ciberatacantes crecen exponencialmente y los ciberataques se vuelven más precisos y difíciles de detectar

Tipos de delitos informáticos más frecuentes

Naturaleza legal de los delitos digitales 

En lo que respecta a los delitos digitales, el Código Penal no observa, hasta el momento, una categoría propia que los incluya, sino que son tratados según sus características y el daño que ocasionan. 

Sin embargo, la Fiscalía General del Estado a través de la Instrucción 2/2011 creó la figura de Fiscal de Sala de Criminalidad Informática. 

Tomando en consideración estas aclaraciones, existen 3 tipos de delitos informáticos que te detallamos a continuación. 

Delitos cuyo objetivo son sistemas informáticos

En esta clasificación se encuentran los delitos de daños como los sabotajes informáticos y los de descubrimiento o revelación de secretos personales o empresariales.

También engloba los accesos a datos o programas de personas sin la autorización necesaria.

Delitos que se benefician de las ventajas de los sistemas informáticos y las TIC

Esta categoría es muy habitual e incluye delitos de estafa, acoso, hostigamiento y corrupción de menores, así como delitos contra la propiedad intelectual, entre otros.

Delitos de especial complejidad que necesitan conocimientos avanzados

Este tercer tipo de delito informáticos engloba las falsificaciones documentales, delitos de incitación a la discriminación, al odio o a la violencia, injurias, y también calumnias contra autoridades, agentes o funcionarios públicos. 

Las amenazas, coacciones y delitos contra la integridad moral de las personas, también pertenecen a esta categoría.

Como has podido constatar, estos tipos de actos ilegales pueden manifestarse a través de diversas actividades nocivas para sus víctimas por lo que vemos oportuno enumerarte los más habituales para que te puedas proteger. 


¡Suscríbete hoy mismo a la newsletter semanal de SMOWL!

Descubre las últimas tendencias en eLearning, tecnología e innovación, junto con expertos en evaluación y gestión del talento. Mantente informado sobre las novedades del sector y obtén la información que necesitas.

Simplemente completa el formulario y mantente al tanto de todo lo relevante en nuestro campo.


Tipos de delitos informáticos más frecuentes

A medida que el uso de internet y las TICs ha ido extendiéndose en la población, los delitos informáticos han ido especializándose, impactando a las personas en su entorno profesional, formativo y personal.

En los siguientes apartados vamos a compartir contigo una lista de los delitos informáticos más frecuentes. 

Antes de abordarlos, ten presente que los delincuentes pueden utilizar cualquier medio para atacarte como páginas web, aplicaciones en tu móvil, correos electrónicos, mensajes de texto o aplicaciones de mensajería instantánea.

Acciones contra la confidencialidad, integridad y disponibilidad de datos

Se trata de acciones que vulneran la privacidad en internet de las personas. Los ciberdelincuentes acceden ilegalmente a sistemas informáticos o interceptan datos que pueden utilizar para destruir o dañar propiedad intelectual, o robar información personal y financiera. 

Fíjate en los siguientes ejemplos: 

  • Phishing. Pretenden ganarse la confianza de sus víctimas usurpando la identidad de marcas, empresas reconocidas o entidades bancarias para estafarlas.
  • Carding. Los delincuentes roban los datos de la tarjeta de una persona por medios como el phishing, por ejemplo, y la utilizan de manera fraudulenta.
  • Ransomware. Los atacantes bloquean o encriptan el acceso a información digital de una persona o empresa y solicitan un rescate a cambio de volver a hacerla accesible. 
  • Ataque DDoS. Aprovechando un fallo en la seguridad digital de las empresas o instituciones, los ciberdelincuentes bloquean el acceso a una web o recurso de red hasta que reciben lo que solicitan. Este tipo de delitos dañan la reputación online de la marca.
Delitos informáticos: en qué consisten y cuántos tipos existen

Acoso, intimidación o daño a la reputación

Se trata de acciones personalizadas por estar enfocadas en una persona en particular a la que se acosa, se hostiga o se pretende humillar o dañar su reputación. 

En este caso estamos hablando, por ejemplo, del ciberacoso que puede realizarse por una o varios adultos a una víctima seleccionada de manera premeditada, o bien los victimarios pueden ser menores que acosan a víctimas de su edad y entorno. 

En este último caso, hablamos de una suerte de extensión del acoso escolar: el ciberbullying.  

Difusión de contenido violento y pornográfico

En lo tocante a la difusión de contenido violento o pronográfico, este puede promover el odio o la discriminación hacia una persona o grupo de personas. 

En este punto, es importante recalcar que la difusión de este tipo de material, que se considera un delito contra la libertad e indemnidad sexual cuando es pornográfico, puede generar un daño en las víctimas, aunque en su origen la acción sea bienintencionada.

La difusión ilegítima de contenidos de terceros acarrea 3 tipos de responsabilidades: 

  • En materia de protección de datos en virtud del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). 
  • Civil en relación a los daños y perjuicios, tanto materiales como morales.
  • Penal cuando la víctima puede ser identificada se considera infracción normativa de protección de datos.
Naturaleza legal de los delitos digitales

¿Cómo se denuncian los delitos informáticos?

En el caso de que seas víctima o testigo de delitos informáticos, puedes ponerte en contacto con la Brigada Central de Investigación Tecnológica (B.C.I.T.) a través de un formulario habilitado a tal efecto. 

Puedes, igualmente, acudir a la comisaría de policía más cercana para que te indiquen los pasos a seguir y para que te acompañen en el proceso puesto que en muchas ocasiones son delitos difíciles de demostrar. 

En Smowltech contamos con planes de proctoring para que refuerces la seguridad digital de los usuarios de tus plataformas con un sistema de supervisión a distancia innovador, flexible, fácil de implantar y que evoluciona contigo. Solicita una demo gratuita para que te mostremos cómo puedes proteger a tus usuarios de fraudes como la suplantación de identidad.

Escribe a continuación lo que estas buscando